Filosofía y ciencia (Ec1)

A lo largo de la historia,  disciplinas como la filosofía o la historia de la ciencia no pueden ser apartadas del entendimiento de la ciencia económica. Tampoco podemos dejar de banda la epistemología.

La epistemología  sufrió una dura crítica en los años 60, por parte de los historiadores de la ciencia, alegando que se alejaban de lo racional, progresivamente. T.S. Kuhn y su obra ” La estructura de las revoluciones científicas” fue el protagonista de este debate. Reflexionaba sobre el retorno de la ciencia económica hacia una vertiente más técnica. El nuevo paradigma ayudaria a redefinir la disciplina, que llevaba estancada e invariable desde el siglo XVIII. Aunque en ciertos aspectos del discurso, las imprecisiones y la ambigüedad hicieron tambalear el cambio de paradigma, asentandose las bases -ya en los años 70-, para crear un nuevo marco. Nuevos autores -como Stegmuller-, construían una teoría de teorías, o también llamada metateoria, ya que había problemas de concepto entre teoría suplantadoras y suplantadas. Se puede concluir que el desarrollo a largo plazo de la ciencia, es consecuencia del metabolismo intelectual y global de la sociedad, implicando a todos los dominios del conocimiento.

Esto a llevado a cabo a marcar las reglas del juego en relación a la ciencia.  De aquí -en relación a las metateorías-, que derive más en relativizarlas, que en reflexionar a fondo sobre ellas. La noción de sistema económico, junto a las reflexiones anteriores, hacen que sea una de estas las que no puedan ser impugnado por ella misma. Solo se puede llevar a cabo “desde fuera”, relativizando y creando modelos alternativos.

Resumiendo, la mejor forma de referirse a un problema desde el enfoque científico es enfrentándonos repetidamente, para así desechar aquellos prejuicios que nos ciegan antes de encontrar los problemas reales. Desde la ciencia económica, remontarse a los orígenes es encontrar sus limitaciones. Es buen punto de partida el siglo XVII, en relación a la revolución industrial. Antes de este punto, las acepciones de economía o económico, no existían.

Por otro lado, la concepción de la palabra economía, tal y como la conocemos actualmente, proviene del siglo XVII -en la era moderna- y viene a referirse al conjunto de normas que mantenían el buen orden de la casa y la administración o gestión de esta.  Cabe decir que no por esto dejaban de existir reflexiones sobre el comercio, el intercambio y la gestión de las riquezas.

Al contrario de otras disciplinas, la economía tal y como la entendemos hoy en día, se forjó sobre un conjunto de ideas poco sólida. Un conjunto de conceptos que los historiadores todavía intentan entrelazar, haciendo una descripción histórica de los acontecimientos. Quizá los más práctico sea centrarse en los presupuestos en los que se contruyó, faena iniciada por Focault.

Bibliografia:

-T.S Kuhn “The structure of scientific revolution”

– G.E. Peabody “Paradigmas radicales en economía”

-T.S Kuhn “La revolución copernicana” 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s